EL ENVIDIOSO

 

Existe el envidioso que no aguanta

que nadie sobrepase lo que escribe

y no puede evitarlo, que hasta exhibe

el nudo que no traga su garganta.

 

Le crece la soberbia y llega a tanta,

que lo bueno de otros no concibe,

ni entra en su caletre y lo recibe

con amargo veneno, que echa a manta.

 

No puede digerir éxito ajeno

ya que quiere ser único y en todo,

así que lo que encuentra que sea bueno

 

tratará de mancharlo con el lodo

que fabrica. Luego pondrá ese cieno

con mucha habilidad, o sea a su modo.

 

 

 

 

 

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s