AÚN CONSERVO TU VOZ, MADRE

 

Conservo aquella voz en mis oídos,

de cuando de pequeño me mandabas

a la escuela y después solicitabas

los abrazos y besos prometidos

 

que te daba con todos mis sentidos,

a cambio de los muchos que me dabas

tú, porque eras muy pródiga y tirabas

de largo, a superar los recibidos.

 

No duró mucho tiempo tanta gloria,

que los tiempos llegaron muy revueltos

y todo se fue al traste por desgracia,

 

pues tuvo que acabar aquella euforia

viniendo en su lugar miedos envueltos

con males, en terrible contumacia.

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s