NO ES FÁCIL DESPRENDERSE DE LA TRISTEZA

 

Estoy disimulando mi tristeza,

pero es tanta que cuesta Dios y ayuda

y temo que mi alma no la eluda

y ocupe el cien por cien de mi cabeza.

 

Tengo que revestirme de entereza

parándola sin más en cuanto acuda

como hace cada día. Tengo duda

de hacerlo, pues termina cuanto empieza.

 

Si encontrara el sostén que necesito

en forma de un amor grande y sincero,

sería suficiente y expedito

 

vería mi camino. Cancerbero

a punto de pedir a voz en grito,

estoy con un correr más que ligero.

 

 

 

 

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s