BELLA COMO LA LUZ

 

Rebájame tu fuego, que me quemas

porque no aguanto más y estoy ardiendo,

a causa del calor de las zalemas

que me haces y me envías in crescendo.

 

Son cada vez más dulces y sabrosas

esas caricias tuyas que prodigas

en mí, que tanto son de vino y rosas,

que mis penas destruyes o mitigas.

 

Me tienes prisionero entre tus redes

sin posibilidad de que me vaya

y cumplo con escrúpulo las leyes

que impones, sin pasarme de la raya.

 

Mi corazón galopa si te miro

y siento un placer tal, que hasta deliro.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s