EL BESO, DE RODIN

Ya me hubiera gustado que ese beso
motivo de la estatua de Rodin,
hubiera sido mío, porque al fin
es eterno y muy tierno el embeleso

que sentiría y además de eso,
pondría a trabajar a mi magín
para que se quedara el querubín
entre mis brazos, para siempre preso.

Seguro que también me encantaría
haber estado como fiel modelo
cuando hiciera el autor tal escultura,

pues de tanto posar me subiría
el placer a la altura de ese cielo,
donde todo está lleno de dulzura.

Más que hermosa locura,
sería para mí tener la suerte
de quedar en la piedra siempre inerte.

Anuncios

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s