MELANCOLÍA Y BELLEZA EN EL OTOÑO

Llega, como es acostumbre, melancólico
el otoño, llevándose la hoja
que cae de los árboles, ya roja,
al suelo por la fuerza de un eólico

motor, como es el viento, que hiperbólico
se lanza con tal ímpetu y la arroja
muy lejos de su rama. La despoja
y al alma hace llorar, por lo simbólico.

En contraposición, hay tal belleza
en los atardeceres en el cielo
cuando el sol con las nubes se combina,

que olvidamos los signos de tristeza
y nos puede, con mucho, el gran anhelo
de gustar tal manjar, porque alucina.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s