CUANDO EL DESEO SE AGRANDA

Si el cuerpo sobre el alma predomina,
señal de que quien manda es la libido
y lo hace mucho más de lo debido,
de modo que es por tanto quien domina.

El deseo se agranda y contamina
por lo gratificante y divertido
y al tratarse del fruto prohibido,
tiende a meter a todos en harina.

Lo malo es que otros vicios le acompañan,
pues para consolarse le es preciso
que se relaje la presión moral

y las virtudes al final se empañan,
con la concupiscencia en insumiso
estado y con ribetes de animal.

Anuncios

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s