DÉJAME QUE TE SUEÑE

Déjame que soñando te haga mía,
que llene de ilusiones tu vacío,
que abreve en la dulzura de ese río
que lleva entre sus aguas la ambrosía,

todas las veinticuatro horas del día
viviendo en lujurioso desvarío,
entrando yo en el tuyo y tú en el mío,
gozando ambos a dos tal fantasía.

Me despiertas, pensándote, un deseo
tal, que hasta el infinito sobrepasa
y se convierte en fuego, que me abrasa

tanto, que hasta el infierno lo bordeo,
en cuanto el álgido momento viene
cargado del placer que en él contiene.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DÉJAME QUE TE SUEÑE

  1. Perfecto este soneto de estructura clásica. Me han gustado especialmente esos encabalgamientos de los tercetos finales. Muy logrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s