UNA MADRE A SU HIJO AUTISTA

Hacia ese mundo aparte, donde vive
el alma que tu cuerpo lleva dentro
se va la mía triste, pues recibe
aviso de que quieres un encuentro

conmigo y explicarme tus vivencias,
pero no puedo entrar por más que hago
intentos y ante tantas resistencias,
inerme quedo y al final, me apago.

Aun estando tan cerca, Virgen Santa,
se me hace punto menos que infinita
la lejanía entre los dos, que es tanta,
que aumenta la tristeza que en mí habita.

Cuánto daría por estar segura
de que el mal que te afecta tiene cura.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s