HUÉRFANO DE TODO

Fui huérfano de todo y también dueño
de nada allá en mis años juveniles
y hasta llegar a veinticinco abriles
vivía mis venturas sólo en sueño.

Carecía de espíritu hogareño,
mis ganas de tenerlo eran febriles,
mas sólo recibía las hostiles
señales de abandono y de desdeño.

Difícil es morar en casa extraña,
porque piensas que en ella estás sobrando
y te resistes a llamarla “mía”,

y quien tal diga sabe que se engaña,
aunque es muy cierto que de vez en cuando
ve como propio lo que tanto ansía.

Pero también diría
que no culpo a nadie más que a mi destino,
por llevarme a la fuerza a tal camino.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s