QUIEN TUVO, RETUVO

De aquella juventud tan aparente
te quedan muchos posos todavía,
por más que te saliera alguna estría
sobre la superficie de tu frente.

Te queda lo tenaz y lo valiente
y conservas aquella simpatía,
aquel saber estar y la empatía
con la que cautivabas a la gente.

También fuiste seguro referente
a causa de la enorme bonhomía
que mostrabas con todo ser viviente,

la misma que prodigas hoy en día,
por seguir siendo el máximo exponente
de una dama de gran categoría.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s