LA VIDA VA MUY DEPRISA

La vida emprende una veloz carrera
cubriendo las etapas muy deprisa,
pues no existe ninguna cortapisa
que la detenga, porque no hay manera.

Porque la muerte nunca admite espera,
como tampoco su llegada avisa,
tener el alma limpia se precisa
siempre, y todo lo más que se pudiera.

Lo que ofrece de bueno hay que gozarlo
con ganas hasta el punto de apurarlo,
para en parte podernos compensar

de esa gran rapidez con que vivimos
y si por la desidia no lo hicimos,
nos tendremos por ello que aguantar.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s