MANDATO DEL DESTINO

 

Tengo que hacer de tripas corazón
para poder seguir hacia adelante
y no desfallecer ni un solo instante
ni abandonar al pairo a mi ilusión.

Pondré todas mis fuerzas en acción
y si acaso no fuese aún bastante,
el tesón que pusiera un buen amante
para saciar la sed de su pasión.

Por fuerza he de llegar hasta la meta
aunque deje la piel en el camino,
porque llevo la fe del peregrino

dentro del interior de mi maleta
y afuera y bien visible, la etiqueta
que dice que es mandato del destino.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s