QUIEN TUVO, RETUVO.

 

La vida se nos va sin darnos cuenta
caminando al principio muy despacio,
pues el tiempo parece ser reacio
hasta ver el umbral de los cuarenta.

Después y hasta llegados los ochenta,
se acorta demasiado ya el espacio
y el cuerpo va volviéndose más lacio
aunque evitarlo a toda costa intenta.

Más tarde, la ilusión le reverdece
y piensa que pudiese todavía
llegar hasta el listón que antaño tuvo

y se mantiene indómito en sus trece
lleno de voluntad y fantasía,
pensando que quien tuvo, lo retuvo.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s