ENTIENDE MI DESEO.

 

No debes proferir ningún reproche
por este proceder que estoy teniendo,
pues has de comprender que estoy sufriendo
por no gozar de ti noche con noche.

Haría a cualquier hora un gran derroche
del deseo que aumenta y va creciendo,
por tenerte y saciarte en un tremendo
placer que culminara en feliz broche.

Parece que cabalgo sobre un tigre,
pues la sangre me corre por las venas
llegando al corazón con tanta fuerza,

que hasta el alma me temo que peligre,
pues pensando en tu amor, rompo cadenas
y a mi loca pasión no hay quien la tuerza.

 

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en POESIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s