NOMBRES DE MUJER.

Sufría en mi Camino mil Dolores
y recurrí al Rosario y otros medios
para acabar con ellos. Con Remedios
la medicina Pura, que en AMORes

Lucía como un Sol entre las FLORes,
la Aurora iluminando los asedios
y un Pilar, aguantándome los tedios,
más Amparo quitando sinsabores.

Ya Mercedes la suerte me traía
y se me agigantó llegando Alma,
esa Rosa que vino desde el Cielo,

humilde Violeta, que en poesía
es una Encarnación de Luz y calma,
pues leyendo sus versos me Consuelo.

Les diré que mi anhelo
pasa por deshojar la Margarita,
para ver quién por mí se desPepita.

Anuncios

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s