LA OPINIÓN.

Es triste que el valor de una opinión
no sea el de su estricto contenido
y dependa de quién la haya emitido
para tener o no tener razón.

Una cosa es hablar sin ton ni son
vomitando palabras sin sentido,
que sólo se las oye por el ruido
y otra cuando se emplea convicción.

Hay gente que no escucha atentamente
lo que dicen personas nada afines
con las cuales se muestra reticente

y en cambio, será objeto de alucines
si hablara una persona coincidente
aunque fuese en olor de folletines.

Anuncios

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s