¿DISCRIMINACIÓN? PARA NADA.

Cada cual se imagina que es la pieza
que el mundo necesita para andar
y que sin ella tiene que parar,
creyendo a pie juntillas tal simpleza.

Todos somos de igual naturaleza,
aunque alguno pretenda aparentar
encontrarse por cima de la par,
con razones que inventa y adereza.

Santa igualdad cuando la vida empieza,
como también a punto de acabar,
mas entre ello cometemos la vileza

de a los que no nos gustan despreciar,
por una dizque singular pureza
que a alguien se le ha ocurrido imaginar.

No hay que discriminar
a nadie, pues la plebe y la realeza
son diferentes sólo en la corteza.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s