CUANDO HAY AMOR.

Cuando hay amor, ya nada se precisa,
pues todo lo demás no vale tanto
que pueda compararse a tal encanto
de sentimiento, máxima divisa

de una felicidad que se improvisa
a partir de la unión del sacrosanto
deseo de sentir, como adelanto,
dos seres una gloria pro indivisa.

Quien lo disfruta por tener la suerte
de ser correspondido en sus amores,
goza de los más grandes y mejores

placeres y su vida se convierte
en un continuo ir por el camino
que lleva hasta el umbral de lo divino.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s