MI BIZNIETA Y YO.

Del cielo un angelito se caía
mismamente a la puerta de mi casa
y al verle tan cansado le decía:
si no te encuentras bien ahora, pasa.

Entró inmediatamente a descansar
y sucedió una cosa sorprendente,
al convertirse en niña, que es Guiomar,
pasando a ser humano de repente.

Llegó una de mis nietas y la vio
que era tan lista como buena y bella
y llena de alegría la llevó
hasta su casa a convivir con ella.

Historia es de biznieta y bisabuelo,
que han vivido los dos en paralelo.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s