LA PALABRA Y EL HECHO SE COMPLEMENTAN.

La palabra carece de importancia
si el hecho no la arropa y la sostiene,
que sólo mostrará si va o si viene
y eso no significa relevancia.

Aunque sí que le aumenta la ganancia
haciendo que la inercia no le frene,
pues si acaso por algo se contiene,
impulso le dará su concordancia.

Llegado hasta este punto, está muy claro
que si juntos caminan, llegan lejos
haciéndose el favor ambos a dúo

y además a ninguno sale caro,
pues sólo se utilizan los reflejos
entre los dos, sumando su avalúo.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s