AL ABRIGO DE DIOS.

Se acabaron las dudas que tenía,
pues he visto que estás aquí conmigo
como yo estoy también, Señor, contigo
desde el amanecer de cada día.

Pensar en ti es llenarse de alegría
por saber que me encuentro ya a tu abrigo,
al sentir que me tienes como amigo
y al tiempo estás haciéndome de guía.

Siempre pensaba que estuvieras lejos
y haciendo tus quehaceres importantes,
mas esos pensamientos eran antes

por falta de cordura y de reflejos
y ahora ya me encuentro muy seguro
de que me sacarías de un apuro.

Eres el fuerte muro
donde se estrella la maldad que viene
a hacerme daño y tu poder detiene.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s