AL PERDER LA LIBERTAD.

Estoy como ese pájaro enjaulado
que no puede cantar por donde quiera
aunque sienta llegar la primavera,
por encontrarse triste y desplazado.

Se me nota aburrido y apenado,
porque lo saco desde dentro afuera,
pues trato de aguantarlo y no hay manera
aunque miles de veces lo he intentado.

Perdí la libertad que antes tenía
y con ella la paz y la alegría,
quizás por no haber sido más prudente

y acallar mis fogosos sentimientos,
abortando mis libres pensamientos
para que no salieran de mi mente.

Acerca de cristinovidal

Jubilado, toledano y residente en Madrid. Escribo poesía por entretenimiento.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s